Panorama político

 

La grave crisis política vinculada a la corrupción –que salpica a partidos e instituciones en toda la región- sigue acechando a la Presidencia de Temer en Brasil, ha provocado un cambio de gobierno en Perú y empujado a Venezuela hacia la dictadura en manos de su presidente. Los comicios de las próximas semanas o meses están generando una parálisis de los gobiernos y las reformas, sobre todo en Chile y México y la continuidad del proyecto reformista en Argentina dependerá mucho de los resultados de las parlamentarias del 22-oct. Mientras, la normalización institucional y la consolidación de la nueva fase del post-conflicto prosigue en Colombia, con avances notorios en el caso de las FARC, pero con notables interrogantes en torno al proceso en marcha con el ELN.

  

Panorama electoral

 

El 22-0 se renueva un tercio del Senado y la mitad del Congreso en Argentina. Mucho está en juego para el oficialismo tras la pujante reaparición de CFK en las primarias PASO el pasado 13-ago. La partida está abierta y Cambiemos podría reforzar su posición actual de minoría en las cámaras. Este mes habrá también comicios regionales en Venezuela (las municipales siguen sin convocarse) a las que seguirán las presidenciales chilenas, que lidera el expresidente Piñera con elevado margen sobre Guillier y Sánchez. Un poco más adelante se celebrarán legislativas (mar-18) y presidenciales (may-18 y jun-18) en Colombia y también presidenciales en México (jul-18). En ambos países falta un tiempo aún para que se vayan perfilando los candidatos y las encuestas permitan arrojar alguna luz sobre lo que podría suceder, si bien en el caso mexicano Amlo vuelve a liderar los sondeos como candidato confirmado de Morena.

 

Panorama económico

 

Tras un retroceso del 1,2% del PIB regional en 2016, esperamos que este año la economía remonte y registre un avance del 1,0%.

 

  • La contabilidad nacional del primer semestre muestra una continuación de la debilidad (no sólo cíclica, sino también estructural) que se arrastra en los últimos años en Chile (0,5% interanual), Colombia (1,2%), Perú (2,3%) o Venezuela (-9%). Pero la región en su conjunto mejoró sus resultados frente a los trimestres previos, gracias a la estabilización en Brasil (0,0%), tras un trienio en caída, el rebote en Argentina (1,6%) y un importante dinamismo en México (2,8%).
  • Por lo general, los datos del 2T17 reflejaron una mejora sobre los del 1T tanto en términos trimestrales como interanuales y mostraron un refuerzo progresivo de la aportación de la demanda interna. Los datos que conocemos del 3T son por ahora mixtos, pero anticiparían hacia la reactivación o consolidación de la recuperación, sobre todo en Argentina, Brasil y Chile.
  • Los déficits fiscales hasta el ecuador del año se ubican en niveles delicados e históricamente altos, a excepción de en México, donde se superó la meta de superávit primario y se redujo la deuda (sobre todo la externa) de forma sustancial. En cambio, la evolución de la cuenta corriente no sigue un único patrón. Frente a 2016, el déficit corriente (acumulado a 4 trimestres) ha empeorado en Argentina y Chile, mejorado levemente en Colombia.
  • La inflación ha disminuido de forma notable en la región durante el primer semestre del año, gracias principalmente a una desinflación más intensa de lo esperado en Brasil y una muy notable aunque insuficiente para alcanzar las metas en Argentina. En Brasil, Chile, Colombia y Perú, sus respectivos Bancos Centrales han venido disminuyendo las tasas de interés en los últimos meses, apoyándose por lo general en que los factores transitorios sobre la inflación se están evaporando, que las expectativas han mejorado su anclaje y que la actividad evoluciona por debajo del potencial. Argentina y México, en cambio, mantienen una posición mucho más endurecida para encarrilar las expectativas. Venezuela, con la inflación camino del 1.000%, es un caso aparte.
  • En el presente reporte añadimos nuestras previsiones para 2018, que muestran un repunte del crecimiento regional hasta el 2,1%. La inflación a finales del ejercicio seguiría moderándose (excluyendo Venezuela) hasta el entorno del 5%. El déficit fiscal regional seguiría en niveles históricamente elevados (superiores al 5% del PIB) y el déficit por cuenta corriente empeoraría unas décimas, hasta el 1,2% del PIB.

Últimas publicaciones

Volver