Panorama político

 

Mientras la política inmigratoria de la Administración Trump va tomando forma, la comercial sigue sin perfilase. Ambas tendrán impacto sobre la región y preocupan a los gobiernos. La relación diplomática entre EE.UU. y México sigue deteriorándose y, en paralelo, Chile pretende liderar la posición conjunta de los países del TPP, damnificados tras la salida anunciada de EEUU de las negociaciones. Por otra parte, Macri trata de realzar la vuelta de Argentina a la normalidad institucional internacional tras haber consolidado la financiera. En las antípodas se halla Venezuela, que acentúa su autoritarismo por enésima vez, en un triple frente de ataque a los partidos, los disidentes políticos y los medios de comunicación. Por último, el proceso de paz sigue avanzando en Colombia, con la reubicación de los guerrilleros en las zonas acordadas y el inicio del abandono de las armas.

  

Panorama electoral

 

Además de los comicios a la Gobernación del Estado de México en junio –que tendrán un impacto importante en las presidenciales de 2018- se va perfilando la contienda de final de año de las presidenciales chilenas y las parlamentarias argentinas. En Chile, Piñera sigue liderando los sondeos con comodidad pese a no haber oficializado su candidatura y en el último mes se ha unido a la carrera la presidenta del PDC, Carolina Goic. Va despejándose una lucha a dos entre Piñera y Alejandro Guillier, que ha perdido momentum, sin que la opción socialista (a definir este mes entre Lagos, Insulza y Atria) tenga demasiadas opciones actualmente. En Argentina sigue siendo una incógnita si se presentará Cristina Kirchner a las primarias PASO de agosto, mientras el PRO macrista tratará de mantenerse unido a Carrió y los radicales de la UCR bajo el paraguas de Cambiemos.

 

Panorama económico

 

En el conjunto del año 2016, la evolución regional ha ido a peor en general, desde la caída leve del 0,3% prevista hace un año y el -1,3% con que previsiblemente se saldará el ejercicio. Para este 2017 prevemos una recuperación suave del 1,2% gracias al fin de la recesión en Argentina y Brasil y una menor contracción en Venezuela, que ayudarán a compensar la desaceleración en la Alianza del Pacífico, y particularmente en México. Con todo, el presente año se presenta con un nivel de incertidumbre inusualmente elevado por lo que acontezca en EEUU y China.

 

  • Los primeros datos de contabilidad nacional del 4T dibujan un escenario dispar en la región. La mejor noticia procede sin duda de Argentina, país en el que la reestimación de la serie de producción mensual (EMAE) reveló que la recesión tocó fondo en verano y despegó con fuerza en el 4T (0,9% trimestral ajustado), con la expectativa de que se mantenga este dinamismo al menos durante el primer semestre. Estos datos anticipan una caída anual del PIB en 2016 del 2,3% que podría dar un vuelco este año, hasta el 2,6%.
  • En claro contraste sobresalió la intensificación de la recesión en Brasil. La inesperada recaída –que llevó al PIB a caer un 0,9% trimestral ajustado, dos décimas más que en el 3T- deja la contracción anual en el 3,6%, en línea con el -3,8% del año anterior. Esperamos un avance muy leve de apenas el 0,5% este año. A diferencia de Argentina donde la salida parece que será en forma de “V”, en Brasil será en forma de “L”.
  • La otra gran incógnita regional se encuentra en México. Con la desaceleración en el 4T hasta el 0,7% trimestral ajustado, tres décimas menos que en el 3T, México completa un 2016 avanzando un 2,3%, en línea con el 2,5% del año previo. Pero el endurecimiento monetario y la incertidumbre sobre los escenarios en EE.UU. apuntan a una desaceleración en 2017 hasta el 1,5% con los riesgos sesgados a la baja.
  • La inflación regional sigue la trayectoria a la baja de los últimos meses, gracias a su caída en Argentina,  Brasil y Colombia por razones distintas, lo que ha llevado a sus bancos centrales a relajar tipos en los últimos meses (en el último mes sólo en Brasil y Colombia). Mientras, la inflación en Chile y Perú continúa estable cerca del límite superior del rango meta, llevando a sus bancos centrales a mantener la pausa monetaria, aunque con creciente capacidad para bajarlos en los próximos meses si fuera necesario. En cambio, la tensión inflacionaria es más palpable en México, influenciada por la volatilidad y depreciación del peso desde nov-16, llevando a Banxico a endurecer la política monetaria de nuevo este último mes, un endurecimiento que se tradujo en una subida de otros 50 p.b. en la TPM, hasta el 6,25%.

Últimas publicaciones

Volver