Panorama político

 

El gobierno colombiano firmó el acuerdo de paz definitivo con las FARC y fue refrendado por las cámaras. Mientras, han vuelto a agravarse nuevamente la crisis política en Brasil y Venezuela. En Venezuela, el principio de diálogo entre el gobierno y la oposición sigue encasquillado. Los fastos por la muerte de Castro no han permitido a Maduro realzar su calamitosa desvaloración personal ni la del proyecto bolivariano, sufriendo un gran revés a cargo de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, que suspendieron la participación del país en Mercosur. Por su parte, en Brasil la guerra entre el poder legislativo y el judicial es ya abierta. Además, el presidente Temer quedó salpicado directamente en un nuevo caso de corrupción y se pide su renuncia o destitución. Pese a ello, el presidente mantiene el apoyo de la coalición y prosigue con el ambicioso plan de reformas, mayormente fiscales.

La situación tampoco sonríe al resto de mandatarios regionales, sobre todo en el caso de Chile –país en el que se produjo un nuevo cambio de gabinete, el sexto en lo que va de mandato- y en México, donde la desaprobación de Peña Nieto, la incertidumbre por su socio del norte luego de la victoria de Trump y las presidenciales de 2018 condicionarán intensamente los próximos meses.

 

 

Panorama económico

 

La atonía en algunos indicadores recientes de actividad, así como la subida de tipos de la FED y la incertidumbre asociada al ciclo económico de EEUU cuando Trump tome posesión en enero marcarán la senda económica regional a lo largo de los próximos meses.

 

  • El escenario central sigue siendo de rebote suave, desde el retroceso del crecimiento del 0,4% en 2015 y 1,2% este año al avance del 1,5% el próximo año. El cambio de signo se deberá, casi enteramente, al fin de la recesión de Brasil y Argentina, si bien los países de la Alianza del Pacífico se acelerarán levemente.
  • Los registros económicos del 3T son mixtos: el avance del PIB fue aceptable en Chile (0,6% trimestral, dando la vuelta al -0,4% en el 2T) y Colombia (0,3%, dos décimas más) y poderoso en México (1,0%, disparándose frente al 0,1% del 2T) y Perú (1,3%, medio punto más). Pero la caída del PIB volvió a intensificarse en Brasil, con una contracción del 0,8% trimestral que dobla la del trimestre precedente, así como datos preliminares en Argentina, que anticipan una tendencia similar. La disparidad fue menor en el ámbito de las cuentas externas, ya que los saldos de la cuenta corriente mejoraron en la región.
  • La inflación regional sigue estable en niveles elevados (en Venezuela, disparados), pero el activismo monetario es la norma, debido a que los bancos centrales están sufriendo un entorno incierto –con tendencias depreciatorias y volatilidad financiera y soberana) sin que la evolución de la actividad doméstica y los precios internos se hayan afianzado. En el último mes se mantuvieron las tendencias de los últimos meses, de rebajas de tipos en Argentina y Brasil y de subida en México, cuyo Banco Central liga su ciclo monetario al de la FED (que acaba de subir tipos en 25 p.b. al 0,5-0,75%) mientras observa una importante depreciación del peso y teme que prosiga el repunte inflacionario por encima del rango meta.
  • El contraste entre Argentina y Venezuela en el último año es verdaderamente impresionante. Macri sigue embarcado en un ambicioso plan de transición tras el legado de un decenio de kirchnerismo y, en el último mes, ha recibido un respaldo casi total a su estrategia, por parte del FMI. Por el contrario, Venezuela afronta recesión de oferta y demanda, hiperinflación y caos monetario, descontrol fiscal, crisis institucional y una total.

Últimas publicaciones

Volver