La recuperación prosigue a ritmos más lentos que en los últimos años pero sin deparar sorpresas negativas. El PIB avanza un 0,4% trimestral y un 2,0% interanual, sin variación frente al trimestre precedente, lo que garantiza prácticamente un avance del 2,0% en el conjunto del año 2019.

 • Cambia la composición del crecimiento. Tanto en tasa trimestral como interanual se aprecia un fuerte repunte de los rubros de la demanda interna en el 3T que compensan el bache del trimestre previo. Pero parte de la tracción del consumo se filtra a las importaciones, que vuelven a positivo, mientras la atonía del comercio internacional lastra las exportaciones. El cambio de composición se aprecia igualmente en la inversión, con fuertes caídas en la de construcción y repentinos incrementos en la de maquinaria y bienes de equipo. Por sectores, se registra una notable mejora de producción en las ramas primarias y la industria que compensan la desaceleración suave en los servicios e intensa en la construcción.

El PIB nominal continúa exhibiendo un fuerte dinamismo. El alza de la masa salarial se modera aunque sigue avanzando con fuerza, los beneficios de las empresas siguen estables en tasas holgadas y los impuestos netos repuntan. Pero la desinflación persiste, congelándose el deflactor en tasa trimestral.

El empleo se desacelera en tasa interanual y se estanca en tasa trimestral. Pese a ello el resto de indicadores por el lado de las rentas sigue dejando noticias positivas: la pujanza de los salarios se mantiene y la productividad por ocupado se estabiliza tras un año en caída. Fruto de ello se modera la competitividad medida por CLU, si bien el alza en lo que llevamos de año merece ser vigilada de cerca, puesto que deja atrás el importante esfuerzo de recuperación de la competitividad de la última década.

 

Adjuntos:
Descargar este archivo (Flash PIB 3T19 (31-oct-19).pdf)Flash PIB al 3T19 (31-oct-19)[ ]683 kB

Últimas publicaciones

Volver