• El tercer trimestre se salda con nuevas aceleraciones de exportaciones e importaciones y avances superiores a los de la eurozona. Septiembre dejó además incrementos mayores de las ventas que de las compras tanto en términos nominales como reales. Y el crecimiento en lo que llevamos de año apunta a un ejercicio histórico.    
  • Sin embargo, en términos trimestrales el balance es pobre y peor a lo esperado. Las exportaciones cayeron en términos trimestrales desestacionalizados durante el verano mientras las previsiones adelantaban un incremento que las exportaciones de servicios probablemente no llegarán a compensar. El día 30 saldremos de dudas con la publicación de la Contabilidad Nacional en sus distintas desagregaciones de demanda, oferta y rentas.  
  • La evolución a corto plazo se espera similar a la de los últimos meses. El barril de Brent sigue apuntando al alza y aumentará la factura importadora mientras que la apreciación cambiaria lastrará las exportaciones netas, aunque moderará significativamente el repunte del barril. En conjunto, el déficit comercial nominal seguirá deteriorándose mientras el real continúa mejorando paulatinamente. Todo ello sin que quepa excluir sorpresas a partir de ahora por la enrevesada situación política y empresarial en Cataluña a cuenta del desafío soberanista, que podría empezar a reflejarse a partir de los datos de octubre.

     

Últimas publicaciones

Volver