• La EPA del 4T decepciona, desluciendo el avance del conjunto del año 2016. Con todo, el avance del empleo fue es pese a todo superior al anticipado al inicio del ejercicio, quizá por una sobreestimación del impacto negativo ante el incierto panorama político doméstico.
  • Empleo al alza, pero menos, junto a un mayor descenso del paro. El pasado año dejó 476.000 ocupados más (2,7%), por debajo de los 522.000 de 2015 (3,0%). Además, aumentó la divergencia con la serie de afiliaciones, que registró un aumento de 513.000 en 2016 (3,0%). La tasa de paro bajó al 19,6% en media anual, 2,5 puntos menos que un año antes.
  • Ningún sector cifró descensos en la ocupación. Se aceleró 5 puntos en las ramas primarias (casi 40.000 más) y tres décimas en los servicios (casi 400.000). Pero se congeló en la construcción (ningún ocupado más) y se frenó en la industria (40.000 ocupados más). No obstante, el perfil trimestral muestra que a lo largo del año se fue desacelerando en los servicios y acelerando en industria y construcción.
  • Los asalariados siguieron evolucionando con dinamismo (3,1%) compensando el pobre dato de los no asalariados (0,7%). Destacaron de nuevo, en el lado negativo, un mayor incremento relativo de los temporales a los indefinidos y el frenazo de la contratación a tiempo parcial, lo que empujó al alza la tasa de temporalidad y a la baja la de parcialidad. En el lado positivo destacó la suavización en el ritmo de crecimiento de los asalariados en el sector público, y el acentuado dinamismo en el privado. Todo ello arroja dudas crecientes sobre la calidad del nuevo empleo creado, pero mitiga las relativas al ajuste fiscal.
  • Los datos relativos a la oferta de trabajo fueron negativos en 2016. La población inactiva creció a su mayor tasa en varios lustros, fruto de una mayor caída en la población activa y también en la población en edad de trabajar. Pero la población mayor de 16 años siguió al alza, lo que cuestiona la solidez de las costuras del sistema de pensiones. El envejecimiento demográfico y la rebaja salarial auguran nuevos problemas en la financiación del sistema de reparto, problemas que no puede resolver por sí solo el incremento del empleo, máxime teniendo continuará desacelerándose en los próximos trimestres.
  • En términos trimestrales ajustados, la creación de empleo en el 4T se desacelera tres décimas, hasta el 0,4% (unas 80.000 personas). Pese a quedar muy por debajo del dato de avance de las afiliaciones en el último trimestre (0,9%), aun así el PIB podría crecer un 0,7% trimestral, completando un avance del 3,2-3,3% en el conjunto del año 2016.
Adjuntos:
Descargar este archivo (Flash EPA 4T16 (26-ene-17).pdf)Flash EPA 4T16 (26-ene-17).pdf[ ]565 kB

Últimas publicaciones

Volver