• El segundo trimestre arranca con fuertes avances de las exportaciones nominales y reales, un resultado parcialmente influido por el efecto de la Semana Santa. lo que modera los avances registrados durante los meses transcurridos de 2015.
  • Las importaciones siguen cayendo en términos nominales por la caída en los precios de la energía, pero creciendo a ritmos notables en términos reales. No obstante, se aprecia que su tracción se ha moderado en lo que llevamos de año frente a los registros del segundo semestre del año pasado.
  • Estos datos son claramente mejores a los de ventas y compras externas del conjunto de la eurozona. Y se producen en un contexto de apreciación cambiaria frente al dólar y las principales divisas emergentes durante el último año, y en un momento en el que el barril de petróleo continúa su corrección al alza, sostenida y considerable, desde los mínimos registrados a principios de año.
  • El déficit comercial acumulado ha cedido levemente tras un año y medio inalterado. Así, tras promediar los 24.000 millones, ha caído algo por debajo de los 22.000 en el acumulado a doce meses hasta abril (un 2,0% del PIB), gracias en su totalidad al ajuste del déficit energético, que compensó un nuevo deterioro del superávit no energético. No obstante, ha aumentado el superávit frente a la eurozona, que llevaba 10 trimestres consecutivos de deterioro. Con todo, el déficit en términos reales persiste en los 36.000 millones, un 3,3% del PIB.

Últimas publicaciones

Volver