• El año 2014 certifica el cambio de composición de los flujos de mercancías. Las exportaciones (2,5% nominal) se desaceleran frente al año anterior (5,2%) y apenas superan el crecimiento de las de la eurozona. Mientras, las importaciones se disparan (5,7%) tras retroceder un 1,3% en 2013 y se muestran mucho más dinámicas que las de la UEM.
  • Se cierra un cuarto trimestre de enfriamiento. Tanto las compras como las ventas al exterior caen respecto al verano en términos reales ajustados. Pero los datos siguen siendo positivos en tasa interanual, sobre todo en términos reales (6,1% exportaciones y 7,2% importaciones).
  • En déficit comercial en 2014 empeora un 53,4% hasta los 24.472 millones (2,3% del PIB) y aún más en términos reales. Ello se debe al deterioro de los superávits no energético y frente a la eurozona. También empeoró el déficit frente al resto del mundo, pero el enorme déficit energético se modera de la mano de los menores precios del petróleo.
  • Los componentes más dinámicos en 2014 fueron los de bienes de consumo y de capital, tanto en exportaciones como en importaciones. En cambio, el principal rubro –los bienes intermedios- evolucionan de forma más pobre.
  • En 2014 se mantiene el avance de las exportaciones a la eurozona, pero las importaciones se disparan. Las ventas al resto del mundo se frenan de forma notable, mientras las compras, en cambio, vuelven a ascender después de retroceder en 2013.

Últimas publicaciones

Volver