El Banco Central Europeo (BCE) no ha cejado en su empeño de controlar la inflación y empujarla a su objetivo del 2%, pero su batería de estímulos no parece estar dando frutos. En un contexto de creciente incertidumbre, volatilidad y peores perspectivas para la recuperación económica, en marzo Draghi se dispone a reforzar la orientación expansiva de la política monetaria. Para ello cuenta con “el poder, la determinación y la voluntad de actuar”, según anunció recientemente en su primera comparecencia del año.

Últimas publicaciones

Volver